El 26 de junio, el juez, Kevin Castel, firmó la sentencia final en el caso de la SEC contra Telegram, que requerirá que Telegram devuelva 1.2 mil millones de dólares a los inversores de su ICO, por el fallido Open Network de Telegram.

Cointelegraph informó sobre la sentencia final propuesta ayer. Lo que ha cambiado fue la aprobación de la corte, poniendo fin a un drama legal, que comenzó con la SEC ordenando detener la inminente distribución de tokens GRAM de Telegram.

Según el anuncio de la SEC sobre la aprobación de hoy:

«Las nuevas e innovadoras empresas pueden participar en nuestros mercados de capitales, pero no pueden hacerlo en violación de los requisitos de registro de las leyes federales de valores».

Cómo exactamente Telegram o cualquier otro potencial emisor de una ICO podría tranquilizar a la SEC en este punto continua siendo una pregunta abierta y muy discutida en la comunidad.

Sigue leyendo: