¿Qué pasó con los 80.000 bitcoins que tenía la Fundación Luna? #Bitcoin


Como consecuencia de la devaluación casi total de sus criptomonedas terra USD (UST) y terra (LUNA), la Fundación Luna decidió deshacerse de sus reservas en bitcoin (BTC) y otros criptoactivos para paliar la situación. La entidad que reúne a desarrolladores de la red Terra vendió criptoactivos por más de USD 3.103 millones. 

De acuerdo con el relato oficial de Luna Foundation Guard (LFG), publicado en un hilo en su cuenta oficial de Twitter, al sábado 7 de mayo de 2022, LFG contaba con reservas que incluían 80.394 BTC, 39.914 BNB (BNB), 26.281.671 tether (USDT) y 23.555 USD coin (USDC), entre otros criptoactivos. De acuerdo con el índice de precios de CriptoNoticias, los BTC mencionados equivalen a USD 2.408 millones, al momento de redacción de este artículo. El balance total, según los reportes de la LFG, ascendía a USD 3.193 millones.

El detalle de las reservas de Fundación Luna al 7 de mayo de 2022. Fuente: Twitter @LFG_org.

En tanto, a día de hoy (16 de mayo de 2022) la Fundación Luna afirma poseer 313 BTC, 39.914 BNB, 1.973.554 AVAX, 1.847.079.725 UST y 222 millones de LUNA. De esta última criptomoneda, nativa de la red Terra, más de 221 millones están stakeadas por validadores. Se debe considerar, además, que su valor de mercado se ha depreciado por completo. El balance total es de aproximadamente USD 89,5 millones.

En pocos días, las reservas de la Fundación Luna cayeron estrepitosamente. Fuente: Luna Foundation Guard. Fuente: dashboard.com.

Así fue vendiendo sus bitcoins la Fundación Luna 

Cuando la stablecoin UST comenzó a perder paridad con su activo subyacente, el dólar estadounidense, LFG comenzó a «convertir esta reserva en UST», detallan en la publicación. Esto se hizo «mediante swaps directamente on-chain y transfiriendo BTC a una contraparte para permitirle comerciar con la Fundación en grandes cantidades y a corto plazo».  

Concretamente, lo que hizo LFG con sus reservas fue «vender directamente 26.281.671 USDT y 23.555.590 USDC, por un total de 50.200.071 UST». Además, transfirió 52.189 BTC para negociar con una contraparte. 

Posteriormente, el 10 de mayo, con el precio de UST ya en USD 0,75, Fundación Luna prestó fondos de sus reservas a empresas privadas con el fin de que estas los administren para comerciar con ellos, generar rendimientos y así inyectar más reservas para sostener la paridad de UST con el dólar estadounidense. Estos movimientos consistieron de 33.206 BTC vendidos a cambio de más de 1.164 millones de UST. 

Publicidad

El 12 de mayo, el despliegue de fondos para intentar salvar a UST y LUNA continuó. En esa jornada, LFG intercambió 883 millones UST a cambio de 221 millones de LUNA, a la vez que se paralizó la red para «prevenir un ataque de gobernanza», como informó CriptoNoticias.  

El rastreo a los bitcoins de Fundación Luna 

Más allá del relato oficial, Elliptic, una empresa de análisis de blockchain, ha realizado un seguimiento de las direcciones de bitcoin de la Fundación Luna para saber a dónde fueron a parar las reservas multimillonarias luego de la debacle del ecosistema, que dejó a muchas personas con pérdidas económicas gravísimas.

Así se movieron los bitcoins de Fundación Luna luego de la caída de UST. Fuente: Elliptic. Fuente: elliptic.com.

En primer lugar, 52.189 BTC se movieron de varias wallets de LFG hacia una cuenta en el exchange Gemini en varias transacciones. Desde ahí, aclara la firma que realiza la investigación, no se puede rastrear si estos fueron vendidos para mantener el precio de UST. 

Por otra parte, los 28.205 BTC restantes se movieron en una única transacción a una cuenta en el exchange Binance a la 1 de la mañana (UTC) del 10 de mayo. Nuevamente, no se puede identificar sus movimientos posteriores.  

De acuerdo con lo que LFG publicó en horas recientes, los bitcoins ciertamente se habrían vendido para intentar recuperar la paridad de UST, algo que finalmente no ocurrió. Mientras sus usuarios todavía lamentan pérdidas millonarias, LFG deberá decidir cómo usar las reservas que le quedan para recompensarlos de alguna u otra forma.





Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *