¿Sigues comparando a Bitcoin con la burbuja de los tulipanes? ¡Deja de hacerlo! #BTC


Comparar a Bitcoin (BTC) con la burbuja holandesa de los bulbos de tulipán es perpetuar una falacia. La tecnología evoluciona más rápidamente que la naturaleza, y las redes descentralizadas tienen más utilidad financiera que un ramo de flores. Bitcoin es una tecnología, los tulipanes son plantas, y ninguna persona con criterio llevaría la comparación mucho más lejos.

La tulipmanía, una burbuja de mercado del siglo XVII en la que el precio del bulbo de la flor aumentó debido a la especulación de los inversores holandeses, dio lugar a un gran desplome. Los precios superaron en seis veces la renta media anual de la época. El más raro de los bulbos se convirtió en uno de los artículos más caros del planeta.

Aunque la red Bitcoin lleva funcionando desde 2009, su comparación con la burbuja de los tulipanes continúa. El pasado mes de febrero, el economista británico y miembro del consejo del Banco Central Europeo, Gabriel Makhlouf, hablando de Bitcoin, nos recordaba tristemente: «Hace trescientos años, la gente ponía dinero en los tulipanes porque pensaba que era una inversión».

Relacionado: Forecasting Bitcoin price using quantitative models, Part 4

La tulipmanía

Una y otra vez, los contrarios al Bitcoin utilizan la Tulipmanía para justificar sus expectativas miopes. Las historias de la manía de los tulipanes fueron popularizadas por el periodista escocés Charles Mackay en su libro de 1841 Memoirs of Extraordinary Popular Delusions and the Madness of Crowds. Como escribió Mackay: «Un cebo dorado colgaba tentadoramente ante la gente, y una tras otra, se precipitaban a los mercados de tulipanes, como moscas alrededor de un tarro de miel». Continuó: «Nobles, ciudadanos, granjeros, mecánicos, marineros, lacayos, sirvientes, incluso deshollinadores y ancianas costureras, se lanzaron a los tulipanes». Sin embargo, cuando la burbuja de los tulipanes estalló en 1637, Mackay afirma que se produjeron estragos en la economía holandesa.

Aunque lo absurdo de la situación da lugar a una buena historia, los estudiosos han señalado que la versión de Mackay sobre la manía de los tulipanes puede no ser cierta. Esta versión de los hechos, en particular, no está respaldada por los historiadores. Anne Goldgar, profesora de Historia Moderna en el King’s College de Londres y autora de Tulipmania: Money, Honor and Knowledge in the Dutch Golden Age, explica por qué la versión de Mackay no cuadra.

«Es una gran historia y la razón por la que es una gran historia es que hace que la gente parezca estúpida», dice Goldgar, que lamenta que incluso un economista serio como John Kenneth Galbraith repitiera como un loro el relato de Mackay en Una breve historia de la euforia financiera. Continúa:

“It’s a great story and the reason why it’s a great story is that it makes people look stupid,” says Goldgar, who laments that even a serious economist like John Kenneth Galbraith parroted Mackay’s account in A Short History of Financial Euphoria. He continues:

“But the idea that tulip mania caused a big depression is completely untrue. As far as I can see, it caused no real effect on the economy whatsoever.” «Pero la idea de que la manía de los tulipanes causó una gran depresión es completamente falsa. Por lo que veo, no causó ningún efecto real en la economía».

La burbuja de las puntocom

Además de la manía holandesa de los tulipanes, los mercados alcistas de las tecnologías blockchain se consideran a veces como una burbuja similar a la de las puntocom. Esta es una comparación mejor, aunque inexacta. En todas sus formas, incluidas las criptomonedas, DeFi o los tokens no fungibles, el internet del dinero aún no ha entrado en una fase de burbuja ni ha demostrado todos sus casos de uso. Estamos en el equivalente de mediados de los noventa a la era de las puntocom, y ni siquiera estamos cerca de la etapa de burbuja.

Además, el impacto de la burbuja de las puntocom en la humanidad fue mucho menor que el de Internet, un patrón que muy probablemente seguirá blockchain, especialmente si se compara con los bulbos de tulipán. Los anteriores mercados alcistas de criptomonedas han tenido implicaciones mucho más significativas que las ganancias de precios. En 2013, el mundo reconoció que Bitcoin existe. En 2017 y 2018, reconocieron que las criptos existen. Dado que demasiados proyectos de 2017 resultaron ser falsos —parece que muchos proyectos estaban en ello simplemente para recaudar dinero— ese período no sirve más que como anticipo de lo que está por venir.

No hay coincidencias con la manía de los tulipanes

El reciente mercado alcista de 2020-2021, el primero después de la manía de las ofertas iniciales de monedas (ICO), nunca fue el gran mercado alcista que tantos esperaban. Más bien, al igual que el de 2017-2018, fue otro atisbo de lo que podría ser el futuro, poniendo a blockchain en el punto de mira aún más.

Durante el próximo mercado alcista, para el que probablemente falten un par de años, las principales instituciones incorporarán DeFi y criptos. Este proceso ya ha comenzado. Mientras tanto, los empleados de las FAANG (Facebook, Amazon, Apple, Netflix, Google) ven loque está por venir y renuncian en masa, buscando construir el paisaje cripto con productos intuitivos. Cualquiera que se dedique a las finanzas debería estar explorando DeFi y pensando: «Voy a perder mi trabajo si no tengo cuidado». Los Winklevoss afirmaron una vez que cada empresa FAANG tendrá su propio proyecto cripto, un proceso conocido como hiperbitcoinización.

Este éxodo hacia DeFi indica que blockchain es el futuro de la tecnología financiera, no solo una burbuja. Todavía es muy pronto. Durante el boom de las puntocom, la gente de la tecnología empezó a dejar las empresas para las que trabajaba y comenzó a construir sus ideas y a desafiar la experiencia de usuario (UX) y la interfaz de usuario (UI) de la época. Las mejoras posteriores y el diseño de UX y UI simplificaron Internet y, en última instancia, lo llevaron a todos los hogares. Los programadores y brillantes desarrolladores blockchain están ampliando los límites en muchos sectores. Pero son muy pocos los que están ampliando los límites de la UX y la UI. Eso es lo siguiente.

Dado que la UX y la UI de blockchain no son especialmente fáciles de usar, la institución promedio no podrá adoptar e integrar el sistema en sus procesos preexistentes todavía. Una vez que se hayan marchado a pastos blockchain más verdes, los talentos de Silicon Valley y Wall Street empezarán a impulsar las cosas. Los fondos y proyectos de primer nivel están pensando en mejorar la UX y la UI de blockchain para el próximo escenario.

Una vez que los tecnólogos se den cuenta de que la blockchain es el futuro, aportarán un conjunto único de habilidades que empujará los límites de la UX y la UI de Internet impulsada por las criptomonedas. Al igual que en la era de las puntocom, la tecnología será más fácil de usar y aparecerá con más regularidad en la vida cotidiana.

Este artículo no contiene consejos o recomendaciones de inversión. Todas las inversiones y trading implican un riesgo, y los lectores deben realizar su propia investigación a la hora de tomar una decisión.

Los puntos de vista, pensamientos y opiniones expresados aquí son únicamente del autor y no reflejan ni representan necesariamente los puntos de vista y opiniones de Cointelegraph.

Jonathan Libby es el CEO y fundador de Steady State. Entre el disfrute de los memes y la investigación de las oportunidades globales que ofrecen la criptomonedas, Jonathan está construyendo activamente un nuevo estándar para el seguro DeFi. Después de pasar la mayor parte de su carrera universitaria en la Universidad de Maine investigando la cobertura de criptomonedas y el yield farming, Jonathan también ha pasado tiempo ayudando y educando al Senado de los Estados Unidos sobre criptos y soluciones alternativas de vez en cuando.

Sigue leyendo:   



Fuente

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *